Los búhos son aves de lo más fascinantes y, a lo largo de la historia, han maravillado a los más curiosos, diciendo presente en los mitos y relatos folclóricos de diversas culturas en el mundo entero.

En oportunidades anteriores ya hemos visto toda clase de curiosidades acerca de las distintas especies animales con las que compartimos el planeta; hoy quiero invitarte a conocer algunas curiosidades sobre los búhos. Comencemos con el recorrido.

 

Pueden girar su cabeza 270°

Los búhos pueden girar su cabeza 270° en cada dirección. Lo sorprendente es saber que pueden lograr esto gracias a sus increíbles adaptaciones anatómicas, más precisamente, a su complejo flujo sanguíneo.

Los búhos han desarrollado 4 adaptaciones o mecanismos biológicos que constan de una estructura ósea y un sistema vascular altamente flexible. Estas aves tienen la capacidad de aflojar sus largas arterias vertebrales y una conexión de pequeños vasos entre las arterias carótidas y vertebrales, lo que permite el intercambio y transporte de la sangre entre los vasos sanguíneos. Échale un vistazo a este breve vídeo para ver cómo giran su cabeza los búhos.

Ocupan un lugar muy importante en nuestra cultura

Los búhos han ocupado un lugar muy importante en nuestra cultura, siendo un animal a veces sagrado y otras temido. Tienen un rico simbolismo que se remonta a épocas muy antiguas, pero que en términos generales, los convierte en un emblema del misterio, lo nocturno, lo mágico y trascendental. Quizás el estereotipo más grande en cuanto al simbolismo de este animal en la cultura es el que lo presenta como un símbolo de la sabiduría.

No obstante, si indagamos en la historia, estos animales se consideraban especialmente malignos. También hay que mencionar que en antiguas civilizaciones europeas se entrenaban algunas especies de búhos para la caza, ya que son excelentes cazadores, tenaces y feroces.

561426_234919953295217_769700884_n

 

Su alimentación es más variada de lo que imaginas

Los búhos son de las aves rapaces más interesantes que pueda haber y actualmente se conocen unas 200 especies diferentes de búhos, muchos de ellos tienen grandísimas diferencias entre sí. Una de esas grandes diferencias refiere al modo en el que se alimentan. Por ejemplo, ¿sabías que hay una especie de búho que come plantas?

Se trata del increíble búho elfo, que no solo come presas pequeñas y plantas, sino que ha desarrollado una forma de conseguir comida que bien podría traducirse en una extraña forma de “cultivo” o “pesca” que llama mucho la atención. Estos búhos comen frutas y semillas, luego esparcen su estiércol alrededor de sus nidos y así, atraen a numerosos insectos, como escarabajos peloteros, de los cuales luego se alimentan.

Por otra parte tenemos a otras especies como el búho real, uno de los mejores cazadores de la naturaleza, que se alimentan prácticamente de cualquier animal que le de una oportunidad. Los búhos águilas se alimentan de peces de gran tamaño y hasta pueden cazar monos vervet adultos o incluso jabalíes salvajes pequeños. Además de ser caníbales, también pueden cazar otras aves grandes y peligrosas para alimentarse (créelo o no, hasta águilas).

Un dato sumamente interesante es que un búho Veraux fue una de las pocas aves voladoras conocidas que realmente han matado seres humanos en un ataque.

5-fascinantes-curiosidades-sobre-los-buhos-5

Sus parientes más cercanos te sorprenderían

Después de haber visto todo lo que los búhos pueden cazar y comer, resultará de lo más extraño saber que si bien uno puede fácilmente emparentarles con grandes aves de caza como buitres o águilas, lo cierto es que desde un punto de vista estrictamente taxonómico (con toda la controversia que ello significa, claro), sus parientes más cercanos son el Martín pescador, los gorriones comunes y…los colibríes. Sí, en serio.

5-fascinantes-curiosidades-sobre-los-buhos-1

Matan con eficacia y un sigilo supremo

Como ya bien en claro lo dejé, los búhos son matadores de enorme eficacia, de los mejores que ha diseñado la naturaleza, de los más rápidos, peligrosos y sigilosos. Precisamente su gran sigilo es lo que les permite tal eficacia. De hecho, hay búhos que son tan silenciosos que no se escuchan por la mayoría de los seres vivos.

Ello se debe a que poseen una serie de adaptaciones igualmente asombrosas, como una serie de ganchos especiales en las plumas de sus alas que funcionan prácticamente igual a los silenciadores de un arma, minimizando el flujo de aire entre ellas y callando todo sonido. Esto, sumado a la asimetría de sus oídos, sus afiladas garras, su gran visión y muchas otras de sus características, los convierten en animales únicos, perfectos cazadores de la naturaleza, animales de una belleza sin igual.

DEJA UNA RESPUESTA