Aquí encontramos una de las flores más comunes en la estepa extremeña.

[singlepic id=10 w=420 h=300 float=center]

Su hábitat es la cuenca del mediterráneo, aunque principalmente se encuentra en España. Crece junto la encina en terrenos graníticos y pizarrosos en un clima seco y cálido.
Entre sus características encontramos que es un arbusto que puede alcanzar un máximo de 2,5metros de altura. Tiene las hojas impregnadas en una sustancia pegajosa llamada ládano.

[singlepic id=6 w=420 h=300 float=center] [singlepic id=7 w=420 h=300 float=center]

 

Sus flores son grandes (10cm) y con 5 pétalos blancos.
En el periodo de floración, en el cual nos encontramos, dotan al campo de una belleza inigualable. Como podéis apreciar, la flor blanca hace un contraste con el paisaje oscuro.

[singlepic id=11 w=420 h=300 float=center]

Aquí encontramos una abeja tomando el polen de la flor para realizar la miel. La miel realizada con el polen de la flor de la Jara es una de las mejores del mundo.

[singlepic id=12 w=420 h=300 float=center] [singlepic id=9 w=420 h=300 float=center]