Uno de los peces de agua dulce más extendidos en el mundo es la carpa común (Cyprinus carpio). Este ciprínido es originario de China, aunque se puede decir que su influencia en Occidente viene del país del sol naciente, Japón, en el que se denominan Koi y tienen un carácter sobre todo ornamental.

La principal teoría acerca de la introducción de estos peces en el continente europeo se remonta a los antiguos romanos quienes, tras años de expediciones por Oriente, trajeron a Europa este pez que tan famoso es en la actualidad, tanto por motivos decorativos para las piscinas y estanques de los jardines señoriales como por intereses gastronómicos.

Batumi_Aquarium_Koi_Carp_01

Fueron también los primeros en practicar la piscicultura en Europa. También se atribuye su expansión a los monasterios del centro del continente, donde los monjes cristianos, que durante la epoca de Cuaresma no podian tomar carne, decidieron combinar su dieta de verduras con la carne de carpa (y posiblemente la tenca). Más concretamente, se tiene constancia a través de algunos textos escritos por Jovellanos.

Los motivos que llevaron a estos monjes a elegir estos peces fueron su gran resistencia termica a las altas temperaturas y lo fáciles que eran de mantener y de reproducir. Los clérigos fueron ademas de los causantes de lo que se puede considerar la primera selección genética animal, pues se encargaron durante años (entre los siglos XII a XIV) de controlar su reproducción para que nacieran ejemplares mas grandes y con menos escamas. A raíz de esta nueva forma de explotación comenzaron a introducirse por todos los países europeos.

Carpa4

Concretamente en España, se calcula que las carpas hicieron su aparición allá por el siglo XVII, aunque no se llegaron a realizar selecciones genéticas hasta principios del siglo pasado. Actualmente su tendencia es estable, y el Listado de Especies exóticas invasoras sólo regula esta especie para Galicia, Cantabria y Baleares.

DEJA UNA RESPUESTA